Cuando la Unión Europa aprobó el diseño definitivo de las monedas de euro, cometió un error que muchos hemos pagado de nuestro bolsillo: son monedas muy poco originales. En otras palabras, tienen un diseño muy similar al de otras monedas extranjeras ya existentes. Especialmente las monedas de 1 y 2 euros, que además son las más apetecibles por los estafadores, por su mayor valor. Los engaños con el cambio en monedas en las tiendas físicas o las ventas entre particulares siguen produciéndose, hasta el punto de que la cuenta de Twitter de la Policía Nacional ha vuelto a recordarlo.

El diseño de moneda con el borde dorado y el centro plateado (o al revés) es muy común en todo el mundo. Con la diferencia de que, en términos monetarios, el euro es una moneda con un valor mucho más alto que la mayoría.

Y aquí está la estafa. Una lira turca por ejemplo, que tiene un valor de 0,22€, es muy parecida a una moneda de 2 euros. Si compras 100 liras turcas en monedas, con un coste de 22€, y las cuelas como monedas de 2 euros en supermercados, estancos, Wallapop, y otros sistemas de intercambio monetario, ganas 178€. Y si alguien te pilla, basta con decir que no te habías dado cuenta, y que también te la han colado a tí.

Monedas de euro

Tal como explica la Policía Local de Granada en un tuit, existen gran cantidad de monedas muy parecidas a las de 1 o 2 euros, además de la lira turca.

Por ejemplo, el peso argentino, el rand sudafricano, el baht tailandés, el dirham marroquí, etc. Todas con un menor valor que el euro. Unas se parecen más y otras menos, pero si te entregan el cambio y solo echas un vistazo rápido, o ni eso (a veces cogemos el cambio sin mirar), nos pueden colar alguna, y habremos perdido dinero.

Es cierto que a veces te las entregan por error, pero en otras ocasiones se introducen conscientemente, una estafa en toda regla. Como se trata de una pequeña cantidad de 1 o 2 euros, no se denuncia.

Listen to "Episodio #19: Mi Band 4 - Estamos probando..." on Spreaker.

No es el único timo relacionado con el euro. Existen billetes falsos cuya venta es legal, ya que se usan como atrezzo para peliculas, en juguetes o juegos de mesa, etc. Pero están tan bien hechos, que la polícia también los ha encontrado en varios estafas.

La moraleja es sencilla: comprueba bien el cambio cuando pagas en algún comercio, o a un particular...