Llegan los nuevos Galaxy S21 de Samsung: más potencia, más cámaras y más batería

14/01/2021
Artículo original

Tras varias semanas de rumores y filtraciones de todo tipo, ha llegado por fin la hora de conocer cómo serán los nuevos smartphones de gama alta de Samsung. Con un mes de adelanto sobre la fecha prevista, que inicialmente era febrero, Samsung ha decidido, sin embargo, no dar más ventaja a Apple y a sus flamantes iPhone 12. Los nuevos terminales de la firma coreana heredan el sabor de boca agridulce dejado por los anteriores S20, especialmente en lo que se refiere a fotografía. En un evento virtual, como mandan los tiempos, Samsung reveló, pues, cómo serán los nuevos miembros de la familia, los esperados Galaxy S21. Debido a una serie de factores, las ventas de la generación anterior fueron menores de lo esperado (inferiores a las de los S10), de modo que Samsung pretende ahora recuperar el terreno poniendo en el mercado una serie de dispositivos cuidados hasta el mínimo detalle. A unos precios, eso sí, que no están al alcance de todos los bolsillos, pero que se justifican por los materiales y la tecnología volcada por los ingenieros coreanos en la nueva gama de dispositivos. La familia Galaxy S21 se compone, por ahora, de tres versiones diferentes: un S21 a secas, un S21+ y un S21 Ultra que, además de ser el mayor de todos, incorpora las mejores prestaciones fotográficas, integradas en su cuádruple cámara trasera. Las pantallas, Dynamic AMOLED 2X van creciendo desde las 6,2 pulgadas del modelo más sencillo a las 6,7 pulgadas del S21+ y las 6,8 del Ultra. Todas ellas, sin embargo, cuentan con una tasa de refresco de 120Hz, lo que significa que la imagen aparecerá nítida incluso en los vídeos en que el sujeto se mueve muy rápidamente, como una carrera de coche s. No hace tanto tiempo que se celebraba la llegada de los 90 Hz a las pantallas móviles, y ahora Samsung ha dado el paso siguiente. Con un diseño continuista con respecto a la generación anterior y que en los nuevos modelos prácticamente varía sólo en los tamaños, las dimensiones de los tres nuevos teléfonos son las siguientes: 71,2 x 151,7 x 7,9 mm para el S21; 75,6 x 16,15 x 7,8 mm para el S21+; y 75,6 x 16,51 x 8,9 para el Ultra, el mayor y más grueso de todos. El peso, 172, 202 y 228g, respectivamente, también va aumentando desde el modelo más pequeño al más grande. Los tres modelos son resistentes al agua y el polvo y llegan con la certificación IP68, que permite sumergir el móvil hasta un metro de profundidad durante 30 minutos sin miedo a sufrir consecuencias desagradables. El modelo Ultra, además, permite el uso del lápiz óptico SPen de la firma, el mismo que viene integrado en los Galaxy Note. En cuanto al procesador, Samsung ha seguido de nuevo la misma estrategia que ya vimos en generaciones anteriores: Un chip de Qualcomm, en esta ocasión el nuevo Snapdragon 888 5G, para los mercados de Estados Unidos y China, y su propio y novedoso Exynos 2100, fabricado con tecnología de 5 nanómetros, para el resto del mundo. Ese es, por lo tanto, el procesador que veremos en España. Se trata de un chip de ocho núcleos en el que se han maximizado las funciones de IA y que marca toda una nueva etapa de la compañía en este terreno. El chip estrena el nuevo núcleo X1 de ARM (con velocidad de reloj de hasta 2,9 GHz) e incorpora tres núcleos Cortex-A78 (a 2,8 GHz) y cuatro Cortex-A55 a 2,2 GHz. En conjunto, una auténtica «bestia» que promete un ahorro de batería de hasta el 20% con respecto a la generación anterior y un incremento de la potencia de más del 10%. El procesador gráfico, Mali G78 de ARM asegura, sobre el papel, un rendimiento hasta un 40% superior al de la generación anterior. Por supuesto, el procesador incluye conectividad 5G y admite resoluciones de imagen de hasta 200 megapíxeles, lo que ya nos da una idea de por dónde irán las próximas generaciones de cámaras móviles. En cuanto a la memoria RAM, tanto el Galaxy S21 como el S21+ se quedan en 8 GB, con versiones de 128 ó 256 GB para almacenamiento, mientras que en el Ultra podremos elegir entre 12 y 16 GB de RAM y 128, 256 o 512 GB de memoria interna. Todo es cuestión de cuánto dinero estemos dispuestos a gastar. La fotografía, ¿el punto fuerte? En el terreno fotográfico es donde Samsung, esta vez, tiene más que demostrar, especialmente tras la decepción causada en este apartado por sus anteriores S20 (con excepción del S20 Ultra, donde la mayoría de los errores se corrigieron). Y aquí, en fotografía, es donde el modelo Ultra se diferencia claramente de sus dos hermanos menores. En efecto, tanto el nuevo Galaxy S21 como el S21+ comparten la misma triple cámara trasera, integrada por un sensor ultra angular de 12 megapíxeles, un angular también de 12 megapíxeles y un teleobjetivo de 64 megapíxeles. Todos integrados en un nuevo módulo rectangular metálico que se «monta» también sobre el marco, dando una sensación de resistencia notable. En el S21 Ultra, sin embargo, el número de lentes traseras aumenta hasta cuatro, con un sensor principal que alcanza los 108 megapíxeles de resolución y al que acompañan un ultra angular de 12 megapíxeles y dos teleobjetivos, uno con un zoom de x3 para distancias medias y el otro de x10, para largas distancias, cada uno de ellos de 10 megapíxeles. Juntos, y con la ayuda del software, permiten un zoom de hasta x100, y también hacer fotografías macro. Se trata, según Samsung, de la cámara más potente montada hasta ahora por la firma coreana. La cámara delantera, de 10 megapíxeles en el S21 y el S21+, crece hasta los 40 megapíxeles en el modelo Ultra. En las fotos nocturnas, el procesador es capaz de combinar la información de 9 píxeles en uno solo y mostrar. de ese modo, una fotografía detallada aunque al hacerla apenas hubiera luz. Modo noche mejorado, modo retrato inteligente, balance de blancos automático... son algunas de las capacidades que, según Samsung, nos ayudarán a hacer fotografías perfectas. En un posterior análisis del dispositivo podremos comprobar esas características. Las cámaras permiten grabar en calidad 8K, aunque conviene no tener siempre activada esta posibilidad si no queremos quedarnos sin memoria después de las primeras grabaciones. Respecto a los precios, el modelo Ultra se podrá adquirir desde los 1.259 euros, el S21+, desde los 1.059 y el S21 «a secas», desde los 859. Todos estarán disponibles el día 29 de enero; aunque se pueden reservar desde hoy. Baterías de un día completo, pese al 5G Igual que sucede con el resto de las características, también los miliamperios de las baterías aumentan de modelo a modelo. Así, en el S21 «normal» encontramos una batería de 4.000 miliamperios, que crece hasta los 4.800 miliamperios en el S21+ y llega a los 5.000 en el Galaxy S21 Ultra. Todos los modelos incluyen carga inalámbrica y carga rápida, y permiten cargar otros dispositivos solo con apoyarlos en el panel trasero del teléfono. Según el fabricante, todos los modelos garantizan un día completo de uso, a pesar de tratarse de terminales 5G. Por cierto que, tras criticar repetidamente con chistes en Twitter a Apple por su decisión, en pro del medio ambiente, de no incluir cargador en el pack de venta del iPhone 12, Samsung ha acabado por hacer lo mismo. Eso sí, después de retirar los tuits... Así que, nueva caja extraplana y sin cargador de serie. La nueva familia S21 incorpora sobre el sistema operativo la capa de personalización One UI 3, que facilita el manejo del terminal y le añade funciones de manejo tanto en juegos como en fotos, mensajes o gestión de aplicaciones. Por ejemplo, al hacer una foto, se pueden eliminar objetos, sobre la pantalla y antes de disparar, para que no aparezcan en nuestra fotografía. Galaxy Buds Pro, menos es más También presentó Samsung sus nuevos Galaxy Buds Pro, la nueva generación de auriculares inalámbricos de la compañía. Lleva tres micrófonos, cancelación de ruido inteligente y, según la compañía, mejor sonido que nunca, lo que incluye un sistema de Audio 360. Equipan un pequeño twitter sobre un woofer algo más grande. El procesador se encarga de distribuir los sonidos. La cancelación de ruido activa consigue anular, cuando está activada, hasta el 99% del ruido exterior. Un algoritmo de Inteligencia Artificial se encarga de desconectar la cancelación de ruido y detener automáticamente la música cuando el sistema detecta que estamos hablando. Podremos así mantener una conversación sin necesidad de quitarnos los auriculares. Al terminar, la música volverá a sonar al instante. La autonomía de los Buds Pro es de 5 horas, ampliables a 18 horas tras recargarse en el estuche. Una serie de toques sobre el auricular habilitan las distintas funciones y controles del dispositivo. Llegan este mismo mes de enero, en tres colores y a un precio de 199 dólares.