Xiaomi Mi 9T: otro móvil cazachollos que le saca un periscopio a la cámara frontal

12/06/2019
Artículo original

Xiaomi quiere estar hasta en la sopa. Quiere estar en todos los lados, meterse en todas las gamas, tocar al timbre de la innovación. Siempre intentando mantener sus formas. Su estrategia es para analizar, aunque recuerda a otras marcas rivales hace un tiempo: inundar continuamente sus productos. Esta temporada ha llegado a lanzar hasta cuatro modelos diferentes de una de sus versiones más punteras. El círculo, ahora, se cierra con el Xiaomi Mi 9T. A la firma china esta manera de trabajar le ha surtido efecto. Ya es el tercer vendedor en España, uno de sus principales mercados. Según explicó durante su presentación David Malo, nuevo jefe de producto de Xiaomi en España, la historia de la firma china con nuestro país fue «un amor a primera vista». El año pasado crecieron un 40%. Este nuevo teléfono móvil inteligente destaca, en comparación con sus «hermanos», en un detalle: su cámara periscópica. En realidad es una solución que se ha empezado a poner de moda y que otros terminales como el OnePlus 7 Pro han incorporado en los últimos meses. Este dispositivo en realidad un cambio de nombre del Redmi K20 Pro, presentado hace una semana pero que se mueve con la segunda marca -ahora independiente- de Xiaomi. De hecho, hace poco se presentaban en China. Y ahora el primero de ellos llega a España, aunque con algunas diferencias, empezando por el nombre. En el mercado europeo, en efecto, el terminal se llamará Xiaomi Mi 9T. En cualquier caso, en líneas generales conserva su filosofía, aspirar a ser un «chollo». Y la verdad es que de primeras lo consigue porque incorpora algunas de las innovaciones más demandadas por los consumidores Y sí, llevará la ya famosa «pop up camera»; esa pequeña cámara frontal retráctil que últimamente están apareciendo en otras marcas chinas como Oppo o OnePlus. Por ahora, ni una palabra de la versión Pro. Estamos, en líneas generales, ante un nuevo modelo de gama alta. Y a un precio imbatible, que es uno de los factores que hay detrás del éxito de Xiaomi en el viejo continente. En cuanto al diseño, no hay diferencia con los modelos presentados en China. Incluso los colores son los mismos. Con bordes redondeados, el terminal replica el mismo diseño a grandes rasgos que sus «hermanos». Una pantalla casi sin bordes de 6.39 pulgadas Full HD+ con tecnología Amoled promete un rango dinámico más amplio y negros más profundos. Incluye modos mejoras para que el móvil ajuste de manera automática el brillo en función de las condiciones de ambiente. A diferencia de otros de sus predecesores, se ha eliminado el «notch». Sí, esa muesca en la parte superior que suele englobar las cámaras frontales y sensores. Pero en esta ocasión, la marca se tira a la piscina con todas las de ley. Un hecho que ha llevado a generar una relación de aspecto de pantalla del 91,9%. Se ha podido conseguir esto al eliminar el elemento que «molestaba», la cámara frontal. Que viene oculta al igual que el OnePlus 7 Pro. Es -según la marca- un mecanismo «muy resistente»: está creada para activarse hasta 300.000 veces, lo que equivale a unas 150 veces al día durante tres años. Una vez activada la cámara frontal, si detecta una pequeña presión se oculta automáticamente. Si detecta una caída libre -si se te cae de las manos, vaya- se oculta automáticamente para protegerlas de cualquier parte. Se abre y se cierra en menos de 0,8 segundos. Los marcos, por tanto, son mínimos. Y esta medida ha venido acompañado por otro detalle, el sensor de huellas dactilares que se encuentra debajo de la propia pantalla es ahora el doble de grande que el anterior. Con ello se gana en precisión hasta en un 30%, según las estimaciones de la compañía asiática. Para tener la pantalla completa, también los sensores de proximidad y medio ambiente están ocultos. Esta «pop up camera» tiene 20 megapíxeles e incluye un modo panorámico para los «selfies». También incorpora desenfoque de fondo y mejora de rostros por algoritmos de Inteligencia Artificial. Prometedora cámara triple Con sus tres cámaras, la principal de 48 megapíxeles, y su precio imbatible, el Xiaomi Mi 9 ya cosechó un notable éxito en nuestro país. Ahora, el nuevo Mi 9T ha recogido las peticiones de los usuarios. Acabado en cristal y protegido con Gorilla Glass 5, sus bordes son redondeados, lo que resulta muy cómodo a la hora de usarlo. Y llega con protección contra salpicaduras P2i y en tres colores (color azul glaciar, rojo llama y negro carbón). Ficha técnica Pantalla 6.4 pulgadas Resolución 2.340 x 1.080 píxeles Chip Snapdragon 730 RAM 6 GB Memoria 64 / 128 GB Cámara 48MP, F1.75, 13MP F2.4, gran angular, 8 MP F2.4, telefoto y 20MP, F2.2, sistema pop-up Dimensiones 156,7 x 74,3 x 8,8 mm Peso 191 gramos SO Android 9 Pie con MIUI 10 Batería 4.000 mAh Precio 329 euros La triple cámara trasera tiene un sensor principal de 48 megapíxeles, un gran angular de 13 megapíxeles (hasta 124,8 grados de amplitud), y un teleobjetivo de 8 megapíxeles preparado para capturar el desenfoque. Juntos, consiguen obtener fotos de excelente calidad y prácticamente en cualquier condición de iluminación. En cuanto al procesador, el nuevo Xiaomi Mi 9T monta un Qualcomm Snapdragon 730 de ocho núcleos hasta 2,2 GHz. La memoria RAM es de 6 GB y la batería, de 4.000 miliamperios que promete aguantar al menos todo el día. Elmetros y un chip especial dedicado al audio, así como NFC. Pero el terminal tiene conector «minijack» de 3,5 milí mejor, como siempre, es el precio. Competencia fiesta del Galaxy A80 de Samsung, su precio es de 329 euros con configuraciones 6 GB y 64 GB de memoria RAM. Estará disponible a partir del 1 7 de junio con una oferta de 299 euros. Mi Smart Band 4: una pulsera completa La marca, según la consultora Canalys, es la primera marca en volumen de envíos de pulseras de monitorización, lo que equivale a un aumento del 1025% espero al año anterior. De ahí que quiera aún más retorcer su fórmula con un nuevo miembro de la familia. Además del móvil, Xiaomi presentó también la nueva versión de su pulsera inteligente, la Mi Smart Band 4, con pantalla Amoled a todo color y más grande, 0,95 pulgadas, más que los 0,75 de la anterior. La interfaz ahora es más sencilla e intuitiva. El brillo ha aumentado, de modo que se ve mejor a pleno sol. El plástico de la pantalla, además, ha dejado paso al cristal, más resistente. Pesa apenas 22 gramos y viene en 5 colores (rosa, rojo, negro, granate y azul oscuro). Su batería promete hasta 20 días de duración, lo que equivale a casi tres semanas con una sola carga. También es resistente al agua hasta 50 metros. Es resistente agua y puede medir y diferenciar entre más deportes. Se han añadido cuatro nuevos modos, incluido el «running» y la natación, que se puede dividir en estilos. ¿El precio? Una vez más, increíble. Apenas 34,99 euros.