Así es el tratamiento para la celiaquía que bloquea la “cerradura” del sistema inmune

26/09/2018
Artículo original

Así es el tratamiento para la celiaquía que bloquea la “cerradura” del sistema inmune

Al no generar tantos efectos secundarios como el resto de tratamientos en investigación, podría estar disponible en las farmacias para el año 2021.

En los últimos años ha surgido una peligrosa moda consistente en evitar a toda costa productos que contengan gluten, por miedo a que éste resulte perjudicial para la salud. Es una costumbre absurda para la mayoría de la población. Sin embargo, los celiacos sí que deben tomar estas medidas para evitar problemas intestinales, entre otros síntomas más o menos serios.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune, en la que el propio sistema inmunológico del paciente ataca a las vellosidades del intestino cuando éste ingiere algún alimento con gluten. Esto genera una serie de síntomas, la mayoría de ellos digestivos, aunque también puede afectar a otros sistemas del organismo. Se calcula que entre el 1% y el 2% de la población europea padece esta enfermedad, por lo que son muchos los científicos que se dedican a estudiarla, tanto para establecer los mecanismos exactos que conducen a ello como para tratar sus síntomas.

Esto último es lo que ha conseguido un equipo de investigadores de la Universidad Técnica de Wien (Austria), en colaboración con la empresa Sciotech Diagnostic Technologies GmbH. No es el primer procedimiento experimental enfocado al tratamiento de los síntomas de la celiaquía. Sin embargo, presenta grandes ventajas en comparación a las opciones anteriores, por lo que los científicos responsables de su desarrollo calculan que podría estar en las farmacias para 2021.

Bloqueando la cerradura

Cuando un agente extraño, llamado antígeno, penetra en el organismo, es reconocido por anticuerpos que se unen a él de una forma muy específica, como una llave que se introduce en una cerradura. Esto estimula la acción del sistema inmunológico, que acude al foco del problema para erradicarlo.

El problema de la celiaquía y otras enfermedades autoinmunes es que el sistema inmunológico reconoce como antígenos a sustancias normalmente inocuas y ataca al propio organismo. En el caso de los celiacos, se reconocen como antígeno las moléculas de gluten, una proteína que está presente en cereales como la cebada, el trigo o el centeno.

Hasta ahora, los tratamientos que se han comenzado a desarrollar actúan directamente sobre el sistema inmune. El problema es que esto podría debilitarlo, facilitando la aparición de infecciones, por lo que cuentan con efectos secundarios que harán complicado que lleguen a comercializarse. En cambio, esta nueva opción se centra sólo en las moléculas de gluten. Para ello, se utiliza únicamente el fragmento del anticuerpo que normalmente se une a la proteína, de modo que se produzca la unión y se bloquee la entrada de anticuerpos completos que puedan desencadenar la respuesta inmune.

Se utiliza la parte roja del anticuerpo, por ser la que se une al antígeno Créditos: TU Wien

Para obtener los fragmentos de anticuerpo, estos investigadores, dirigidos por Oliver Spadiut, han reprogramado colonias de bacterias, dotándolas de la capacidad de generarlos. El problema es que en la mayoría de casos los anticuerpos obtenidos no se encuentran plegados correctamente, por lo que se someten a una segunda fase en la que se les da la conformación adecuada.

El resultado final es un procedimiento fácilmente reproducible, ampliable a su aplicación industrial y con un rendimiento de producto muy bueno. Esto, junto al hecho de que no ocasiona efectos secundarios indeseados, da lugar a un proceso de aprobación bastante simple. Por eso, según las predicciones de Spadiut y su equipo, podrá estar en las farmacias para 2021.

Una vez que comience a comercializarse, los celiacos podrán tomarlo junto a alimentos con gluten, para evitar que se produzca la reacción del sistema inmunológico. Queda saber si solo se obtendrá una disminución radical de los síntomas o si, en algunos casos, se conseguirán eliminar por completo. Posiblemente la reacción dependerá de cada individuo, aunque aún quedan unos pocos años para comprobarlo con exactitud.