Viajes de negocios: más cerca del “bleisure” tras el Coronavirus

03/08/2020
Artículo original

Viajes de negocios tras el Coronavirus

Con el regreso de la normalidad, muchas empresas han reanudado su actividad presencial, lo que implica, entre otras cosas, las visitas a clientes, proveedores o partners. Los viajes de negocios comienzan a salir de la hibernación, aunque con necesidades y formatos diferentes. ¿Es el coronavirus la consolidación del “bleisure”?

El cambio en las prioridades de los consumidores a raíz de la pandemia afecta también al ámbito laboral. Factores como la seguridad, el ocio, el bienestar o la relajación serán claves para reactivar la demanda e impulsar la recuperación del sector en un contexto con malas previsiones, pero cuyos consumidores no han desestimado el concepto por completo, según se desprende de una investigación de GlobalWebIndex entre 607 compañías de Estados Unidos y Reino Unido.

El 19% de las empresas en Estados Unidos no han establecido restricciones a los viajes de negocios

Estados Unidos es el país más optimista en este sentido, ya que solo el 50% de las compañías han suspendido todos los viajes de negocios, mientras que el 23% permiten desplazamientos esenciales y el 19% no ha implantado restricción alguna para este tipo de viajes. Similar escenario se maneja en Reino Unido, ya que el 53% de las organizaciones han restringido la totalidad de desplazamientos, frente al 33% que permite aquellos esenciales y un 6% que no ha impuesto restricciones.

 

Según GlobalWebIndex los datos del mercado británico podrían ser extrapolables a la totalidad de Europa, pues sus diferentes países tienden a tener niveles similares en lo que respecta a viajes de negocios. En este sentido, Estados Unidos se sitúa por delante del viejo continente en lo que respecta a estar listo para viajar de nuevo.

La seguridad: el gran desafío de los viajes corporativos

Sin embargo, que las empresas lo permitan no significa que necesariamente los empleados se sientan cómodos al hacerlo. El alivio de las medidas de seguridad no implica que se vaya a producir un incremento de la demanda, no sin antes una adecuada comprensión de las características de seguridad solicitadas por los clientes y las áreas psicológicas y emocionales que se requieren trabajar. De esta forma, la hoja de ruta de la reactivación del sector implica conocer los sentimientos de los empleados, ya que, en última estancia, son quienes tienen una opinión decisiva respecto a si viajan o no.

Así, la mayoría de los encuestados sienten que volverán a realizar viajes de negocios en algún momento. No obstante, el 35% de los trabajadores británicos lo harán cuando personalmente sientan que es seguro, frente al 24% de los estadounidenses. Por su parte, el 28% de los profesionales del Reino Unido lo hará cuando el gobierno indique que es seguro retomar este tipo de actividades, en comparación con el 25% de quienes trabajan en Estados Unidos.

 

Atendiendo a las percepciones sobre la seguridad, los viajeros europeos deberán ser atendidos con más cuidado que sus homólogos estadounidenses, para lo que las marcas de la industria deberán conocer bien sus necesidades y adaptar las estrategias en consecuencia. El avión en sí mismo es el principal foco de temor para los viajeros, aunque todos los puntos de contacto, desde la seguridad del aeropuerto hasta el embarque, pasando por la recogida de equipaje o el alojamiento, deben ser cuidadosamente controlados.

***relacionadas***

A pesar de que solo el 4% de los encuestados piensan que es completamente imposible realizar viajes de negocios seguros en el futuro cercano, algunas partes del viaje provocan más preocupación que otras. Los aeropuertos y los aviones son los que generan mayor desconfianza y, en esta línea, el 41% de los viajeros británicos consideran que desinfectar el espacio es prioritario para garantizar la seguridad durante el desplazamiento, frente al 37% de los estadounidenses que opinan lo mismo. El control de temperatura y la desinfección limpieza de las superficies del aeropuerto con otros de los factores que ganan peso.

Y aunque el contacto cara a cara es la razón principal por la que los empleados volverán a confiar en los viajes de negocios, el disfrute personal es también una de las grandes motivaciones. Teniendo en cuenta que 3 de cada 10 viajeros esperan trabajar desde casa con mayor frecuencia tras la pandemia y que una proporción aún mayor utilizará herramientas de videoconferencia más a menudo, las marcas de la industria deberán adaptarse y dar respuesta a las nuevas demandas que van surgiendo.

El placer en los viajes de negocios

Antes de que el coronavirus suspendiera los viajes corporativos, una de las tendencias que crecía con más fuerza era el “belisure”, es decir, aquellos desplazamientos de negocios que incluían más tiempo libre y espacio para el disfrute personal. Teniendo en cuenta que este los viajes de negocios serán percibidos como “peligrosos” durante los próximos meses, incorporar elementos de placer ayudará a que el proceso sea más agradable y recuperar la confianza de los empleados.

Así, mantener una vida laboral variada (38%), poder reunirse con clientes (28%) y entender las culturas de trabajo de otros países serán las principales razones para que los británicos viajes por negocios una vez que sus empresas les permitan realizar esta actividad de nuevo. En cambio, los estadounidense se verán más motivados por la posibilidad de explorar nuevos lugares (29%), tener tiempo para uno mismo y relajarse (25%) y construir una red de contactos profesionales (24%).

Es probable que muchos de estos desplazamientos se vean reemplazados por reuniones virtuales, pero también se abre un abanico de oportunidades para las marcas de cara a definir la nueva experiencia de viaje de negocios. Como se deduce de los datos de la infografía, el crecimiento personal es la parte más importante para los viajeros del Reino Unido, mientras que para los estadounidenses es más importante el desarrollo profesional. Por tanto, las estrategias de marketing y comunicación para el mercado europeo deberá centrarse en el ocio y los aspectos más agradables del viaje, mientras que poner el foco en la mejora del perfil profesional será necesario para captar la atención de los profesionales del nuevo mundo.

Como apunta la investigación de GlobalWebIndex, garantizar la seguridad y la higiene en los distintos puntos de contacto con los clientes resulta esencial en la nueva normalidad de los viajes corporativos, pero eso no significa que no haya hueco para la conexión emocional con los clientes.  Es importante asegurarse de desinfectar y esterilizar las superficies, pero no los servicios de la marca ni su forma de comunicar.