Samsung Galaxy S21: una apuesta decidida por el diseño y la fotografía

14/01/2021
Artículo original

La crisis sanitaria no está impidiendo que las tecnológicas sigan colocando en los estantes los nuevos exponentes de sus grandes buques insignia. Algunas, inclusive, están consiguiendo recortar los plazos y hacerlo antes de lo que era habitual cuando la Covid-19 no había resquebrajado la normalidad. Ese es el caso de Samsung, que acaba de mostrar los integrantes de su nueva familia de «smartphones» de gama alta: los Samsung Galaxy S21, en los que la compañía surcoreana ha cuidado especialmente el diseño y las capacidades de las cámaras. Como viene siendo habitual, la terna está conformada por tres móviles diferenciados por sus capacidades y tamaños, el S21 Ultra, el S21 + y el S21 básico. Todos cuentan con conectividad 5G y han sufrido un notorio cambio estético respecto los S20 que conocimos el año pasado. Para empezar, los colores metálicos desaparecen completamente y le dan paso a los tonos mate. Algo que, como pudo comprobar ABC durante una breve experiencia con los «smartphones», evita que el móvil se ensucie de más y acabe lleno de huellas dactilares. Lo que no ha desaparecido por el camino, y ya nos gustaría, es el sobrecalentamiento de los terminales, que sigue dándose con bastante facilidad. Solamente hace falta pasar unos cinco minutos usando las cámaras de seguido para notarlo. La familia al completo con los colores en los que está disponible en función del modelo - SAMSUNG También encontramos importantes diferencias en el diseño y distribución de las cámaras, que ahora aparecen recogidas en módulos rectangulares de aluminio en la esquina superior izquierda de los «smartphones». El acabado es mejor, y más elegante a la vista, que en el caso de los anteriores terminales que han formado parte de la familia. Según han destacado desde Samsung, una de sus primeras preocupaciones a la hora de desarrollar los móviles era «diferenciarse» de la competencia; algo que, cada vez, resulta más complicado en el mundo de la telefonía. En el que, a veces, parece que todos los dispositivos son iguales. S21 Ultra: el hermano mayor El modelo más potente dentro de la terna es el S21 Ultra, que cuenta con una enorme pantalla -quizá demasiado grande para un usuario convencional- de 6.8 pulgadas. Es Dynamic Amoled 2x y ofrece una resolución WQHD+ de 3.200 x 1.440 píxeles. La tasa de refresco de imagen en pantalla se adapta al contenido que se está consumiendo y alcanza los 120 Hz. Algo acorde a lo esperado en un dispositivo de la gama más alta; especialmente ahora, cuando compañías como Microsoft, Amazon o Google están apostando con fuerza por el videojuego en la nube. «Está diseñado para la gente que quiere lo mejor de lo mejor», explica Samsung sobre el dispositivo. La imagen también es un 25% más brillante que el equivalente entre los S20 gracias a sus 1.500 nits. Como sus hermanos más pequeños, el Galaxy S21 Ultra está protegido por cristal Gorilla Glass Victus, que, sobre el papel, permite que el «smartphone» aguante caídas desde hasta 2 metros de altura. También ofrece una mayor defensa contra arañazos. Desde la empresa asiática apuntan que, gracias a esta tecnología, el uso de una carcasa protectora pierde cierta importancia. Además, al igual que el S21+ y el S21, tiene certificación IP68, por lo que es resistente al agua y al polvo. El Samsung Galaxy S21 Ultra - SAMSUNG Debajo de la pantalla, el «smartphone» que adquirirán los usuarios españoles guarda un chip Exynos 2100 de 5 nanometros, que fue presentado esta misma semana por Samsung dentro del (digital) CES 2021. Se trata del mismo «motor» que tienen el S21 + y el S21. Sin embargo, lo que no tienen los otros familiares es Wi-Fi 6E, una tecnología que ofrece un mayor ancho de banda y una conexión a internet más rápida. Y tampoco las cuatro cámaras que el modelo Ultra aloja en su trasera. El sensor principal, que es el que más destaca, ofrece una resolución de 108 megapíxeles; y va acompañado por un ultra gran angular de 12 MP y dos teleobjetivos de 10 MP cada uno. Todas son capaces de capturar imágenes en 4K. Evidentemente, el móvil también cuenta con un «ojo» para realizar selfies y videollamadas en la parte delantera que, en este caso, alcanza los 40 MP. Una resolución muy superior a la que tienen las cámaras principales de otros dispositivos. Además, el Ultra, como el S21+ y el S21, permite grabar en calidad 8K. Respecto a la RAM, el dispositivo más ambicios tiene versiones de 12 y 16 GB y tres en función del almacenamiento interno: de 128, 256 y 512 GB. Esta no es ampliable mediante el uso de tarjeta SD. La batería, de 5.000 mAh, debería garantizar una autonomía -con uso normal del dispositivos- de unos tres días. Asimismo, cuenta con carga rápida. Aunque, eso sí, quienes lo adquieran tendrán que hacerse con un cargador por separado o rebuscar entre los cajones de casa. Porque el dispositivo, que cuenta con ranura de tipo USB-C, no viene acompañado por ninguno. Tampoco encontraremos dentro de la caja unos cascos o el S Pen, el lápiz inteligente desarrollado por Samsung, que también recibe una nueva versión. El dispositivo es compatible con el modelo Ultra, pero no con el S21+ o el S21. El S21 Ultra. Encima reposa el nuevo S Pen desarrollado por Samsung, que se venderá por separado - R.A. En cuanto a los colores, el modelo estará disponible en gris y negro. El precio dado por Samsung para el mercado europeo parte de los 1.249 euros. Llegará a manos de los usuarios el 29 de enero. Igual que sus hermanos pequeños. S21+ y S21: para el usuario corriente El S21+ y el S21 ofrecen unas prestaciones bastante similares a las del Ultra. Siguen siendo «smartphones» de la gama más alta y cuentan con unas pantallas respetables de 6.7 y 6.2 pulgadas respectivamente. Además, resultan más ligeros en la mano que su hermano mayor y, evidentemente, ocupan menos espacio en el bolsillo. En este caso, la imagen que ofrecen alcanza una resolución FHD+, pero sigue llegando a los 120 Hz en la tasa de resfresco. El S21+, a la izquierda, y el S21 simple - R.A. Como decíamos, el microprocesador que se encargará de mover los dispositivos será exactamente el mismo que el del S21 Ultra: el Exynos 2100. Sin embargo, la RAM desciende hasta los 8GB en ambos casos. Asimismo, cada «smartphone» cuenta con dos versiones diferenciadas por el almacenamiento interno, que es de 128 y 256 GB. Las traseras también pierden una lente respecto al terminal más ambicioso y se quedan en tres, aunque siguen ofreciendo unos resultados bastante buenos. El sensor principal, tanto para el S21+ como para el S21, es de 12 MP. Este está acompañado por una gran angular de 12 MP y un teleobjetivo de 64 MP. La cámara de «selfies», por su parte, se queda en los 10 MP. La batería también baja respecto al principal modelo, pero sigue reuniendo las características que se le requieren a un «smartphone» de esta categoría. La del S21+ es de 4.800 mAh y la del S21 simple de 4.000. Sobre el papel, deberían ofrecer holgadamente, sobre todo en el caso del mediano, una autonomía superior a las 48 horas. Como el Ultra, estarán disponibles el 29 de enero. En lo que se refiere a los precios, el S21+ parte de los 1.049 euros, mientras que el S21 lo hace desde los 849. El S21+ recibe versiones en azul, negro y gris. El S21 está en rosa, azul, negro y blanco.