Paleontólogos han descubierto un nuevo dinosaurio en la forma de un reptil volador tan grande como un avión y que hace millones de años sobrevolaba los cielos de lo que es ahora Canadá.

Una nueva especie de pterosaurio, es decir un reptil volador, ha sido descubierto en las tierras de Canadá, ya bautizado como “Cryodrakon boreas", o "Dragón congelado del norte" si lo traducimos al castellano.

Si bien su nombre parece sacado de la mismísima Juego de Tronos, y por su aspecto también podría ser protagonista de uno de esos grandes enfrentamientos, lo cierto es que estamos ante una especie de cigüeña reptil del tamaño de una jirafa.

Este dinosaurio podía llegar a medir hasta 4 m de altura y alcanzar una envergadura máxima de hasta 9 m, con lo que en sí era uno de los reptiles voladores más grandes que podían encontrarse en dicho periodo Cretácico, hace unos 77 millones de años.

Fósil Cryodrakon boreas
Crédito de la imagen: David Hone

 

Este dinosaurio curiosamente no contaba con aparato para masticar a pesar de ser carnívoro, y tenía que alimentarse de animales lo suficientemente pequeños como para poderlos tragar de golpe, posiblemente pequeños mamíferos, crías de otros dinosaurios o lagartos de la época.

Como era habitual en este tipo de pterosaurio, el Cryodrakon boreas tenía proporciones asimétricas, lo que le hacía contar con un cuello bastante largo, enormes alas y una cabeza que era 3,5 veces más larga que su cuerpo.

A pesar del nombre castellanizado al estilo de Juego de Tronos, los investigadores señalan que han optado por bautizarle de esa manera más por el paisaje frío de Alberta en Canadá, y no por hacer referencia a ninguna serie.

Imagen principal | Ilustración de David Maas