El grave error al llegar o volver de vacaciones que está destrozando el motor de tu coche

06/08/2022
Artículo original

Hay que prestar especial atención a todas las mecánicas de nuestro vehículo antes de salir a un viaje largo de vacaciones para no llevarnos alguna desagradable sorpresa en el trayecto, pero también una vez que acabamos nuestras vacaciones y volvemos a nuestro hogar, es conveniente que cuidemos igualmente la mecánica de nuestro vehículo para no tener unos cuantos gastos adicionales.

Y es que el mantenimiento del vehículo no solo implica pasar la ITV, sino también tener especial cuidado en el correcto uso del coche bajo una serie de circunstancias.

Y el turbo es uno de esos elementos que más debemos cuidar para no afectar al funcionamiento a largo plazo de nuestro motor. Y es que actualmente la mayoría de los coches cuentan con motores turbo alimentados que proporcionan ventajas como aumento en prestaciones, reducción del consumo y reducción de las emisiones, entre otras.

VIDEO

Los 5 cambios que te afectan en la nueva ITV

Pero eso también requiere un gran cuidado porque hay que respetar las distintas fases del calentamiento y la refrigeración del motor.

Durante este tiempo es conveniente no subir mucho de revoluciones y acelerar de manera progresiva para que la temperatura vaya subiendo poco a poco y evitar un desgaste prematuro de las piezas internas.

Esto hará que el refrigerante circule de forma adecuada por el circuito y todos los metales se dilaten y acoplen sin exigirles una carga de trabajo mayor.

Y como comentan nuestros compañeros de Autobild, es importante respetar todo este proceso por lo que es conveniente dejar unos minutos que el motor se refrigere antes de pararlo tras un largo viaje, algo que no se suele hacer, en un error que están cometiendo muchos conductores.

Y es que generalmente en viajes largos a velocidades de autopista los motores turbo alimentados requieren posteriormente de un breve periodo de tiempo para bajar su temperatura. Y es que la gran carga de trabajo del turbo compresor gana mucha temperatura y hay que darle tiempo para que refrigere o bien correremos el riesgo de que los rodamientos sufran y se pueda provocar una avería.

Así que cuando llegues a tu destino de vacaciones o regreses posteriormente a casa tras un largo viaje, una vez que aparques el vehículo no apagues el motor, sino que déjalo al ralentí durante unos dos minutos aproximadamente para que el aceite lubrique el turbo y el resto de las piezas y así se disminuya de forma gradual y natural la temperatura.