Xiaomi Redmi Note 5 Pro apuesta por un móvil sin bordes, con doble cámara y su seña de identidad

14/02/2018
Artículo original

Xiaomi regresa al lugar donde se ha hecho fuerte. La firma china se dio a conocer por estirar al máximo el binomio calidad-precio, aunque por el camino se ha dejado algunas muestras de innovación como el Mi Mix. Acudiendo de nuevo a su particular seña de identidad, ha desvelado oficialmente sus nuevos teléfonos móviles inteligentes, los Redmi Note 5 y Redmi Note 5 Pro, que destacan especialmente por su exterior. Son dos terminales basados en la fórmula del «todo pantalla», ya consolidada en el sector, y al que incorpora una doble cámara, que en origen y dada su construcción vertical recuerda, en parte, al iPhone X, el dispositivo más avanzado de Apple en estos momentos. Pero el fabricante asiático no quiere irse por la tangente en el precio. Vuelve al terreno en donde mejor sabe hacer las cosas, por lo que empaqueta un potente dispositivo a un precio contenido de solo 200 euros. No por ello, el terminal viene escaso de prestaciones. Más bien al contrario. Diferenciado por características internas, la opción más avanzada, el Redmi Note 5 Pro alberga en su interior un nuevo procesador de Qualcomm, el Snapdragon 836, capaz de moverse a una frecuencia de reloj de 1,8 GHz, aunque muy alejado del rendimiento de los principales buques insignia del mercado en la actualidad. Esta versión en particular viene acompañada de 4 o 6 GB de memoria RAM que, sobre el papel, puede presentar una fluidez y comportamiento holgado.A diferencia de este modelo, el más accesible, el Redmi Note 5, monta un chip Snapdragon 825, mientras que viene jalonado por 3 o 4 GB de memoria RAM. El resto de características son muy similares. Hablamos, pues, de una pantalla de 5.99 pulgadas capaz de rascar una resolución de 2.160 x 1.080 píxeles en formato 18:9, una relación de aspecto similar a los LG G6 o iPhone X. Su apartado fotográfico también presenta importantes diferencias. En el modelo «básico» se tira de una configuración más tradicional, compuesta por un único sensor de 12 megapíxeles con apertura focal F2.2, mientras que el más potente luce una cámara dual; esto es gracias a sus dos sensores, de 12 y 5 megapíxeles, respectivamente, que se contentan con una apertura focal de F2.2 y F2.0. Todo ello permite jugar con la profundidad de campo, algo ya habitual en el mercado. Un modo de disparo que produce el laureado modo retrato, con el primer plano enfocado y el fondo desenfocado para realizar la figura del objeto o persona. También hay diferencias en la cámara frontal; de 5 y 20 megapíxeles, respectivamente. Ambos terminales se mueven con el sistema operativo Android 7.0 Nougat, software, por cierto, que no es la versión más actualizada, así como la capara de personalización MUIU 9, que despierta ciertas inquietudes entre algunos usuarios de la marca. El lector de huellas dactilares es uno de los métodos para desbloquear la pantalla y se encuentra en la parte trasera en posición central, la ubicación más cómoda para acertar con el dedo. En cuanto a su memoria interna, hay que elegir si entre 32 o 64 GB.