¿Tu coche tiene algún problema, y quieres repararlo por ti mismo en la calle? No lo hagas: te pueden multar. Y ojo, que la cuantía de la sanción es elevada. 

Si eres un amante de los coches, es probable que tengas conocimientos de mecánica; y si tu vehículo sufre algún problema, podrías decidir ahorrarte un dinero, y repararlo tú mismo.

La idea no es mala; pero cuidado con dónde decides llevarla a la práctica. Porque si te pones a reparar el coche en plena calle, te pueden sancionar.

Reparar el coche en la calle: por qué está prohibido

De hecho, la ley de Seguridad Vial prevé multas para aquellas personas arreglan sus coches en plena calle. Los motivos son tanto medioambientales como de seguridad vial. Cuando uno repara el coche, es normal que queden caigan manchas de aceite, combustible y otros líquidos que deben ser recogidos y reciclados adecuadamente. Si la reparación del coche se hace en la calle, esta puede ser el recipiente que recoja estos residuos, estropeando por ende su estado.

Y la mencionada ley prohíbe dejar cualquier objeto en la calle que pueda obstaculizar la circulación, ni desechar algo en la vía, ya que podría deteriorarla. El deterioro de la vía no es el único motivo que podría hacer que te multen si reparas tu vehículo en la calle. Además, son peligrosos para la circulación tanto de vehículos como de personas.

Sin olvidar que al reparar un coche en plena calle podrías dejarte olvidada alguna herramienta, que podría terminar generando un grave problema de circulación. 

¿Sabes que Amazon también vende repuestos para coches y motos?

Las multas que te pueden poner si reparas el coche en plena calle

Las multas que te pueden poner por reparar el coche en plena calle dependen de cada ayuntamiento; es decir, la sanción podría variar de una ciudad a otra. Por ejemplo, en Madrid, la multa por reparar tu coche en la vía pública puede ser considerada muy grave (en cuyo caso oscilaría entre los 500 y 3.000 euros); si se considerase grave, la multa estaría entre los 750 a los 1.500 euros. Las infracciones leves se sancionan con multas de hasta 120 euros.

Si te multasen en Barcelona por arreglar tu vehículo en plena calle, la multa es muy inferior: 30 euros.