La guerra entre Apple y Qualcomm sigue dando titulares. En este nuevo capítulo de una de las disputas comerciales más largas que se conocen en la industria tecnológica, ha sido Qualcomm quien ha movido ficha contra Apple y su actual colaborador Intel

Hace apenas unas semanas que se conocían los nuevos smartphones de la marca Apple. El iPhone Xs, Xs Max y el iPhone Xr ya están a la venta con los módems de la empresa Intel como se anunció hace un año cuando Apple comunicó que dejaba de usar los módems de Qualcomm en represalia por las disputas legales que tenían. 

Ahora Qualcomm acusa a la marca de móviles de haber proporcionado a Intel información confidencial y secretos comerciales suyos. Según la información publicada por el canal de noticias estadounidense CNBC, ni Apple ni Intel se han manifestado al respecto de momento y es normal que estén actuando con cautela ante estas acusaciones cuya gravedad podría poner en un serio aprieto a la marca de móviles. 

Todo lo que Apple presento en su Keynote de septiembre

El abogado general de Apple, Donald Rosenberg, en declaraciones a la CNBC asegura que este caso es completamente independiente de los otro juicios que les enfrentan y que se hubiera denunciado aunque la situación hubiera sido distinta.

Apple habría usado esas grandes cantidades de información confidencial de Qualcomm para mejorar el rendimiento de los chips de Intel que ahora operan en sus nuevos iPhone, infringiendo el acuerdo que había firmado con Qualcomm cuando trabajaban juntos. Este acuerdo especificaba que Apple debía permitir a Qualcomm revisar periódicamente el software y las herramientas del código fuente compartidas con la empresa de teléfonos para asegurarse que estaban siendo protegidos correctamente. 

Las alarmas saltaron en Qualcomm al recibir la negativa de Apple para realizar esa auditoria del código fuente, infracción que fue denunciada inmediatamente y a la que ahora se suman acusaciones mucho más graves por las que Apple habría usado ese código fuente elaborado por Qualcomm para ayudar a Intel a superar unos errores que tenían los chips y ralentizaban el rendimiento de los nuevos iPhone. 

Aún que por ahora Qualcomm no ha aportado pruebas para respaldar estas acusaciones, esta nueva denuncia se suma a las anteriores que aún siguen pendientes y nos asegura que la batalla entre ambos gigantes tecnológicos tiene para rato.