Uno de los problemas más habituales con los dispositivos electrónicos en casa es el que hace referencia al WiFi y su velocidad. Cada vez disponemos de más aparatos y la gran mayoría se conectan por esa vía: móviles, televisiones, robots de cocina… Todos quieren conexión y exigen velocidad. Sin embargo, a veces son demasiados o, peor todavía, van demasiado lentos.

Este no es el primer artículo que escribimos para ayudarte con la conexión de tu WiFi, anteriormente ya te dimos trucos para mejorar tu conexión o hablamos de los mejores routers que puedes comprar. En este vamos a aclarar algunos conceptos para hacer un diagnóstico de lo que te ocurre.

Si consideras que tu WiFi sigue yendo lento a pesar de los reinicios y de que has desconectado la mayoría de gadgets de tu casa. Toma nota.

7 cosas que pueden estar haciendo que tu Wifi vaya lento

Velocidad del WiFi

Existen numerosas páginas que sirven para probar online la velocidad que tiene tu router. Si quieres comprobar que todo va bien, te recomendamos que hagas una prueba lo más pura posible.

Desconecta el resto de dispositivos y prueba con tu equipo de confianza cuál es la velocidad. Después haz la misma prueba conectado con cable y compara los resultados que has obtenido. De este modo verás si es el WiFi, el router o tu equipo.

No te olvides de comprobar tanto la velocidad de carga como la de descarga y luego compáralo con lo que has contratado.

Lo importante es la velocidad mínima que tienes en las distintas pruebas que hagas, la máxima puede variar en función del uso que requiera o des a la conexión, no es lo mismo lo que necesita una tele HD que tu móvil, por ejemplo.

Problemas que reducen la velocidad

La posición del router en la casa puede afectar a la conexión que ofrezca. Si está en una esquina del domicilio, dentro de la cocina, guardado en un armario… En definitiva, si no lo tienes en el centro de la casa o en un espacio donde las ondas sufran distorsiones u obstáculos, puede que te vaya más lento.

Es importante que no esté ubicado junto a otros dispositivos que puedan afectar a su funcionamiento. Los objetos metálicos u otros componentes electrónicos con los que está en contacto pueden llegar a influir en la velocidad.

El problema de tener demasiados dispositivos activos en un router antiguo también influye en la velocidad. La televisión con Netflix, los ordenadores y móviles, la tablet con la que miras las noticias… Puede que tu router esté sobrepasado y pierda velocidad.

Aumentar la velocidad del WiFi

Una vez descartado que el problema del WiFi es la colocación o que directamente llega poca velocidad a tu router, te proponemos algunas soluciones para mejorar la velocidad.

Si tu router es demasiado viejo o ya tiene un tiempo, cambia de router a uno nuevo que esté más indicado para gestionar numerosos dispositivos.

Actualiza el firmware del router. A veces este pequeño gesto ayuda a routers que no lo hacen automáticamente. Puede que sea un problema de firmware el que cause todos estos problemas.

Cambia la frecuencia por si se está solapando con el de otros vecinos que usen el mismo modelo de router o uno similar.