InfoVía, la internet española

24/08/2019
Artículo original

InfoVía, la internet española

¿Recuerdas cuándo y cómo te conectaste por primera vez a internet? En España, los primeros usuarios domésticos lo hicieron a través de InfoVía, una red que hacía de intermediaria entre el usuario e internet y que ofrecía Telefónica a sus clientes con contenido en español, cobrando por tiempo de uso y a través de módem aprovechando la línea telefónica que todo el mundo tenía en sus hogares. Los inicios de internet en España fueron sinónimo de InfoVía y ésta es su historia.

Como en cualquier descubrimiento arqueológico, no siempre es fácil datar los inicios de un invento tecnológico. ¿Cuándo nace internet? ¿En 1969 cuando se pone en marcha ARPANET o en 1972 cuando se muestra al público? ¿En 1983 cuando ARPANET empieza a usar el protocolo TCP/IP todavía vigente? ¿O en 1990 cuando se crea el primer servidor Web y nace la World Wide Web? Sea como fuere, todo esto surge en Estados Unidos, y si bien hoy en día todo está conectado, décadas atrás los cambios no llegaban tan rápidos de un lugar a otro del globo terrestre. Y si hablamos de España, la internet para el gran público no llega hasta 1995 de la mano de InfoVía.

A día de hoy, acceder a internet es fácil, rápido y transparente. El precio lo dejamos para otro debate. Vía Wi-Fi o mediante datos móviles, basta con encender el ordenador, tablet, smartphone o cualquier dispositivo con acceso a la red y activar el tipo de conexión, normalmente inalámbrica. La conexión se produce al instante a través del router que un técnico ha instalado previamente y que apenas necesitamos tocar. Y mediante datos móviles, no importa donde estemos, la cobertura nos llegará, bien sea 3G o 4G salvo contadas excepciones.

Pero en 1995 todo era diferente. Para empezar, la actual Movistar se llamaba Telefónica, era una empresa pública, si bien ese mismo año se produce una primera privatización parcial, y tenía el monopolio de las telecomunicaciones en España. También opera en otros países con otros nombres, como en Chile (CTC, 1990), Argentina (TASA, 1990) o Perú (TdP, 1994), pero ésa es otra historia.

Fuente: Teknoplof

El 13 de septiembre de 1995, Telefónica presenta al público InfoVía en la feria tecnológica Informat de Barcelona. Ya se había anunciado previamente el 4 de ese mes, coincidiendo con el primer día en que se podía comprar Windows 95 en España. Sin embargo, ese primer anuncio había dado pie a rumores en la prensa de la época que no terminaba de ver claro qué iba a ser InfoVía. ¿La versión española del exitoso Minitel francés, antecesor del Teletexto? ¿Telefónica se iba a aliar con Microsoft? ¿Iba a comprar Servicom, la versión española de CompuServe?

Finalmente, y como indica la prensa de la época, “con más de un centenar de proveedores de servicios ya contratados, se abrirá la fase comercial el día 15 de diciembre”. ¿Y en qué consistía eso que Telefónica había bautizado como InfoVía?

Ese invento llamado internet

Volviendo a la prensa de la época, a finales de los 80, el precio de un módem de 1.200 baudios era de 150.000 pesetas de la época, prácticamente el salario medio de 1990. Y para acceder a internet, la única manera era a través de RedIris (red española para la Interconexión de los Recursos Informáticos de las universidades y centros de investigación) y limitado a entes y organismos públicos y de investigación.

Imagen del vídeo de RTVE: Primer congreso de usuarios de Internet en España (1996)

En España, el acceso a internet para empresas y particulares, que entonces constaba de correo electrónico, FTP y telnet, llega oficialmente en 1993 a través de Goya Servicios Telemáticos, representante en España de la red Eunet, y de Spritel, que ofrecía únicamente correo electrónico. Y en 1994 llega Servicom, que básicamente ofrecía acceso a información de bases de datos hasta entonces de uso cerrado de medios de comunicación, empresas y otros organismos. Vamos, lo que ahora puedes consultar en segundos y sin problemas accediendo a la página web de dichos medios. Pero en aquel entonces suponía tener acceso a una información accesible a unos pocos.

Para hacernos una idea de cómo hemos cambiado. Servicom ofrecía inicialmente sus servicios mediante una línea T1 de 1,5 Mpbs que enlazaba con Estados Unidos. Con el cliente, conectaba a través de la línea telefónica de cobre de aquel entonces. En cuanto a los precios, 3.220 pesetas por darte de alta, 4.590 pesetas por el kit de conexión y 1.380 pesetas al mes por el servicio.

‘Internet’ para todos

Y ahora volvamos a InfoVía. Para usarlo necesitabas un módem, que obviamente, en aquella época debías comprar por separado por unas módicas 10.000 pesetas. Eso en cuanto al hardware. Respecto al software, necesitabas un navegador basado en el popular Mosaic. Marcando el número 055 a través del módem, accedías “al centro de servicios InfoVía, que funciona con los protocolos TCP/IP”. Es decir, no te conectabas directamente a internet, lo hacías a los servidores de Telefónica, que hacían de intermediario.

Para usar el navegador web basado en Mosaic, los requisitos de tu equipo eran los de la época. Necesitabas un PC con Windows 3.1 o Windows 95 (que como dije antes, se puso a la venta ese mismo año 1995), bien un Macintosh o un PC IBM con OS/2. A través del navegador accedías a todos los servicios que ofrecía InfoVía, como correo electrónico, FTP, telnet, acceso a la Web y ping. Parece obvio pero en aquel entonces cada servicio normalmente era accesible desde diferentes programas o aplicaciones, cada una con su función determinada.

Parte trasera del disco de instalación de InfoVía

Como curiosidad, el funcionamiento de InfoVía era similar al de las bases de datos. Tenías un directorio organizado por temáticas y por orden alfabético y desde ahí accedías a dicho servicio. Sin embargo, también tenías la posibilidad de adelantarte al futuro y teclear directamente la dirección de dicho servicio. En cuanto a la velocidad de conexión, normalmente era de 28.800 bits por segundo. Y si eras de los privilegiados que tenían acceso mediante RDSI, podías llegar a los 128.000 bps. Claro está, esta última opción era la utilizada por empresas y organizaciones con presupuestos holgados.

Más datos interesantes. Acostumbrados a las tarifas planas, la internet española surge pagando por tiempo consumido. E InfoVía no es una excepción. Su precio era de 139 pesetas por hora. Eso sí, si accedías por la noche, pagabas algo menos, 106 pesetas por hora. Quienes hemos padecido las tarifas onduladas todavía recordamos cuando debías conectarte de 18h a 8h o debías pagar un plus por tu conexión.

Aunque InfoVía no te daba acceso directo a internet, tuvo sus ventajas. Era fácil de instalar para la época, a pesar de lo que digan algunos, el precio era relativamente aceptable para lo que ofrecía y los contenidos eran en español, ya que el directorio de servicios que ofrecía era de proveedores en español, como bancos, agencias de viaje, medios de comunicación y un largo etcétera. Hoy en día nos suena a natural que cualquier empresa tenga página web pero en los primeros años de internet en España para el usuario medio no era tan común.

Evolucionar o morir

¿Tuvo éxito InfoVía? Parece ser que sí. En su primer año en funcionamiento, 1996, alcanzó la cifra de 185.000 usuarios. Y en 1997 arrancaría ya con 342.000 clientes y 770 empresas que ofrecían sus servicios a través del directorio de InfoVía.

Así pues, ¿por qué no usamos a día de hoy InfoVía? Dejando a un lado innovaciones como el ADSL y la fibra óptica, InfoVía tenía ciertos problemas relacionados con la red en la que funcionaba, la línea de cobre. Y es que InfoVía funcionaba como una llamada de teléfono al uso, y en aquel entonces pagabas por el tiempo consumido pero también por el establecimiento de llamada, tradición que ha vuelto a los teléfonos móviles gracias a los paquetes convergentes. Y hete aquí el problema. No siempre accedías a InfoVía a la primera, por lo que todos esos intentos fallidos se traducían en una factura de teléfono superior a lo habitual, a lo que hay que añadir que como InfoVía se cobraba por tiempo consumido, el resultado podía ser catastrófico.

Fuente: Teknoplof

Así que tras las quejas de usuarios, asociaciones y actores varios, incluso se llegó a tratar el tema en el Congreso de los Diputados en 1998 según dicen los medios, el 1 de diciembre de 1999 finaliza la andadura de InfoVía. ¿Su sustituto? InfoVía Plus. Ese Plus tiene su aquel, ya que el servicio era básicamente el mismo pero mejorado con más de 140 nodos repartidos por toda la orografía española, lo que en un principio debía impedir las conexiones fallidas. Además, era compatible con los módems más rápidos, que ya alcanzaban la cifra mágica de los 56.000 bps.

Otra buena noticia de 1999 es la liberalización del sector con la llegada de Retevisión primero y luego otros como British Telecom, France Telecom o Euskaltel. La lista de nombres y cambios de compañías, compras y adquisiciones merecen un artículo aparte. En cualquier caso, acceder directamente a internet será cada vez más fácil e intermediarios como InfoVía dejarán de tener sentido quedando para el recuerdo de la primera manera de acceder a internet desde España para el gran público.