FaceApp, la aplicación que te envejece, afirma que borra la mayoría de las imágenes en 48 horas

17/07/2019
Artículo original

FaceApp, la aplicación que envejece a la gente, está tratando de frenar la polémica suscitada a raíz de su política de guardar la información privada de los usuarios. Y es que la compañía rusa encargada del desarrollo de la «app», Wireless Lab, ha realizado un comunicado en el que afirma que «la mayoría de las imágenes se eliminan de los servidores dentro de las 48 horas posteriores a la fecha de carga». La compañía ha querido hacer hincapié en su delaración, que ha sido recogida por el medio «Techcrunch», en que su motivación principal a la hora de guardar una imagen es la de «asegurar que el usuario no cargue una foto repetidamente cada vez que quiera realizar una edición». Desde FaceApp afirman, al mismo tiempo, que cualquier usuario interesado en borrar sus datos del servidor de la aplicación puede hacerlo. Lo único que debe hacer es enviar una solicitud a la empresa. Para ello, según afirma la compañía, los usuarios deben ir a «Configuración» y pulsar en «Soporte». Después tendrán que acceder a «Reportar un error» y escribir «privacidad» en el asunto. Para finalizar, la compañía ha querido remarcar que no venden ni comparten información con terceros. Tampoco lo hacen con su país: «Aunque el equipo central de I + D se encuentra en Rusia, los datos del usuario no se transfieren a Rusia». A pesar de estas palabras, los expertos consultados por ABC sostienen que los usuarios que emplean la aplicación están corriendo un riesgo. Así lo reconoce Eusebio Nieva, director técnico de la firma de seguridad Check Point para España, que afirma que «los usuarios deben ser conscientes de los riesgos asociados a instalar este tipo de aplicaciones en sus teléfonos móviles, ya que estos dispositivos son muy vulnerables y dejan nuestros datos expuestos y en riesgo de ser utilizados por terceros». Nieva insiste, a su vez, en que «es fundamental» que la sociedad entienda que una vez se sube una foto a una aplicación de este tipo dejas de tener control sobre ella o, al menos, sobre el contenido correspondiente. «Estaríamos a merced del uso que quiera hacer la compañía propietaria de la app de esos datos, así como de la forma de compartir esa información con terceros, que, en algunos casos tienen una definición muy laxa de sus "colaboradores". Por lo tanto, nuestra privacidad se verá comprometida, así como la seguridad de nuestra información», sostiene.