China es uno de los países de mundo en vanguardia de los vehículos eléctricos. En un país con 1.400 millones de habitantes y ciudades superpobladas y con una alta contaminación, dar el salto al transporte eléctrico puede salvar millones de vidas. Y en eso están muchas de las compañías de transporte del país. Es el caso de BYD, que ha presentado el autobús eléctrico más largo del mundo.

Muchas personas aún siguen pensado que los vehículos eléctricos no pueden igualar la potencia del combustible. Pero nada más lejos de la realidad. Un buen ejemplo es el autobús eléctrico BYD K12A, que mide 27 metros de largo y tiene una capacidad de 250 pasajeros. Un logro impresionante.

Tal como se ve en la fotografía de apertura de la noticia, en realidad se trata de tres autobuses unidos entre sí. El  BYD K12A no debe ser sencillo de conducir...

Un vehículo de este tamaño y que además transporta a 250 personas, consume una energía descomunal. Aún así, el autobús eléctrico más largo del mundo tiene una autonomía de 300 Kilómetros, así que en trayectos cortos puede aguantar todo el día sin recargar.

Alcanza una velocidad máxima de 70 Km/h, por lo que parece un vehículo pensado únicamente para trayectos urbanos. BYD suministra autobuses eléctricos a aeropuertos como el de Schiphol, en Amsterdam, así que ese podría ser un uso adecuado para el BYD K12A.

Técnicamente, se trata de un vehículo eléctrico bi-articulado con una distribución 4WD. Esto significa que puede usar tracción a dos o cuatro ruedas, según lo necesite.

El autobús eléctrico más grande del mundo también dispone de puertos de recarga que aceptan tanto corriente alterna como corriente continua, así que se adapta a todo tipo de instalaciones eléctricas.

De los 20 vehículos eléctricos más vendidos del mundo en 2018, once son chinos. Y cinco de ellos, fabricados por BYD. Eso nos da una idea del potencial chino en la industria de los vehículos eléctricos.