El futuro del transporte es eléctrico, una afirmación que parece estar ya fuera de toda duda. Una de las compañías mejor situada es Kymco, de las principales en el sector de las motos eléctricas.

Son muchas las scooter eléctricas de Kymco que circulan por las ciudades de varios países, y pronto serán más aún. La compañía taiwanesa acaba de anunciar dos nuevos modelos: Many 110 EV y Nice 100 EV.

El primer modelo alcanzaría una velocidad máxima de 59 km/h, mientras que el segundo sería algo más modesto, de 45 km/h. La autonomía es de 60 km en ambos casos.

Estas son las mejores scooters eléctricas para la ciudad que puedes comprar ahora mismo

Baterías reemplazables, un concepto revolucionario

Lo interesante de ambos modelos no son sus características, sino el concepto de batería reemplazable que introducen en un mercado ávido de novedades y soluciones a la reducida autonomía de las baterías. Lo han bautizado como Proyecto Ionex.

Kymco propone cambiar por completo el mercado de las scooter eléctricas tal y como las conocíamos. En lugar de tener que ir a un punto de recarga a cargar baterías, ofrece algo mejor: que este punto tenga varias baterías disponibles y cargadas al 100%. Llegas, coges las que están llenas y dejas las tuyas.

Las nuevas scooter Kymco vendrían con tres baterías: una fija de emergencia y otras dos extraíbles que son las que de verdad darían impulso a la moto y a sus componentes.

Dicho esto, no todo es tan simple, ya que teóricamente habría que pagar una suscripción para poder beneficiarte del proyecto y disponer de acceso a este repertorio de baterías.

Además, hay otra propuesta que merece especial mención: Kymco abre la puerta a que otros fabricantes puedan utilizar sus baterías y puntos de recarga, algo que supondría la primera opción real de tener un estándar de baterías eléctricas, al menos para motos.

A día de hoy, la incompatibilidad entre los tipos de carga puede convertirse en un factor que dificulte la implementación de los vehículos eléctricos, aunque por otra parte es comprensible que las empresas quieran amortizar la inversión en I+D necesaria para crear nuevos formatos de carga rápida.