Llevamos mucho tiempo hablando sobre el futuro y la sostenibilidad de las pensiones. El gasto en pensiones contributivas pulverizaba otro récord en mayo, rebasando los 9.610 millones de euros, un 7% más que hace un año, según los datos publicados el pasado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

En un último informe de Mapfre sobre pensiones se ponía de relieve que los actuales tres cotizantes por pensionista caerán a menos de la mitad en España en 40 años, cuando habrá apenas 1,3 trabajadores por jubilado. Como apunte, cabe destacar que los expertos ubican en dos el umbral de la sostenibilidad del sistema, por lo que preocupa las previsiones que tenemos a día de hoy.

¿Puede haber soluciones al sistema de ahorro que tenemos actualmente? Hay varias puertas abiertas que podemos considerar y que se pueden considerar como alternativa de cara a la sostenibilidad en el largo plazo.

5 bancos 100% digitales que ya funcionan en España

Pensumo, fintech pionera en España en ofrecer un sistema de ahorro personal expone que la principal solución es mantener “una acción sostenida y concertada de todos los individuos a través del consumo”.

En este sentido, José Luís Orós, CEO y fundador de la compañía, explica que “las pensiones tal y como las conocemos hoy tienen los días contados”. Por eso, los esfuerzos deben centrarse en transformar todos los tipos de recursos que se usan a lo largo de una vida “en renta futura (laborales, intelectuales, sociales, etc.)”. 

Esta teoría se lleva a la práctica con la tecnología personal con la que vivimos, pues simplemente "con un smartphone podremos medir de forma exacta todos los recursos utilizados”, añade.

José A. Herce, director asociado de AFI, afirma que “si durante 45 años acumulásemos ‘puntos’ a razón del 3% del consumo final de los hogares alcanzaríamos más de 900.000 millones de euros”, mucho más que los “activos previsionales” acumulados hoy en el sistema de planes y fondos de pensiones y seguros de pensiones desde hace tres décadas.

Ahorro dinero

Por su parte, Rodrigo García de la Cruz, presidente de la AEFI, comenta que “existe un nuevo factor cuyo peso continúa ‘in crescendo’ y cuyo carácter innovador supone un ineludible cruce con los productos de ahorro-previsión: la hiperconectividad de la sociedad”.

Así, los expertos coinciden en que el individuo del Siglo XXI vive interconectado y genera información continuamente. El entorno ha cambiado por completo. Los productos y servicios tienden a compartirse en lugar de a comprarse y los procesos productivos no generan residuos para eliminar, sino materia prima para reutilizar. 

Una estrategia diferente

Dicho de otro modo, vamos hacia una economía circular en todos los ámbitos, incluido el de las “pensiones o tecnopensiones”. Un concepto que puede allanar la sostenibilidad de cara al largo plazo.

Se trata de un modelo de ahorro que modifica el concepto tradicional de limitar el gasto comercial y guardar el excedente. Con este ahorro a través del desembolso efectuado se estima que se podría generar una bolsa de hasta 27.000 euros para complementar la pensión pública de jubilación, sumando así a la nómina cerca de 135 euros cada mes.

En este contexto, existen soluciones que están siendo innovadoras en el mercado español. Desde Pensumo, por ejemplo, apuestan por un medio sencillo para que las personas puedan aumentar su ahorro con la compra diaria y mediante acciones socialmente responsables. 

Ahorro dinero

“Aporta una solución complementaria a un problema universal como es la falta de capacidad de ahorro: de cada compra que hace el usuario, un porcentaje que cede el comerciante se destina a su pensión en un plan de ahorro transparente, rescatable y garantizado”, explican desde la compañía.

Para mantener el Estado de Bienestar, no existe un solo método sino la suma de varias acciones como la utilización de las nuevas tecnologías para medir los recursos y su impacto en las pensiones, modelos de pensiones inclusivos, sostenibilidad social, puntos acumulables para la jubilación y convertibles en euros, los sistemas mixtos (público y privado), la previsión social y, por supuesto, una mayor educación financiera y cultura del ahorro.