‘Age of Empires: Definitive Edition’ ya está aquí: ¿qué ha cambiado?

21/02/2018
Artículo original

‘Age of Empires: Definitive Edition’ ya está aquí: ¿qué ha cambiado?

Uno de los RTS más conocidos de la historia llega actualizado: así es 'Age of Empires: Definitive Edition'

Age of Empires es uno de esos videojuegos (como Los Sims o los Tycoon) a los que, antes de que todo el mundo pudiera tener Candy Crush o Angry Birds en su smartphone, cualquier persona ajena al mundo del videojuego podía jugar incontables horas en el PC de su trabajo o de su hijo. Es por ello que, sabedores del estatus de su franquicia y del ansia de su retorno en forma de nueva entrega tras el fallido Age of Empires Online, desde Ensemble Studios han optado por renovar lo que funcionó en su día.

Ayer llegó a las tiendas Age of Empires: Definitive Edition y es normal que, inducidos por la nostalgia, sean muchos los interesados en volver a este juego de estrategia en tiempo real. Y aunque es totalmente posible, pues sigue siendo una propuesta más profunda y justa con el jugador que los cientos de juegos de corte semejante de iOS y Android plagados por micropagos que cortan el progreso, cierto es que volver a Age of Empires: Definitive Edition se hace un poco complicado en el primer contacto. Pero, antes de nada, repasemos los grandes cambios y mejoras que han introducido desde Ensemble Studios.

Visualmente ha recibido una importante capa de pintura, mejorando el aspecto gráfico y permitiendo disfrutarlo en 4K (recordemos que el videojuego original ni siquiera podía disfrutarse en 16:9); la música ha sido totalmente remasterizada y puesta al día y la interfaz de usuario, vital en una experiencia como AoE, puede personalizarse a placer. Se han añadido también opciones lógicas hoy en día pero ausentes 22 años atrás como la posibilidad de cambiar entre pantalla completa y modo ventana, se puede hacer zoom y scroll con el ratón y podemos configurar las teclas a nuestro gusto.

Carrocería nueva, mismo motor

A nivel puramente jugable, las mejoras van desde el importante aumento del máximo de población (desde los 50 hasta 250) hasta una gestión de la población y las unidades mucho más efectiva y cómoda. Por increíble que parezca, la selección de distintos aldeanos con la pulsación de una tecla no estaba en el videojuego original pero aquí, no podría ser de otro modo, sí se ha añadido. Al mismo tiempo, el pathfinding , las rutas y la manera en la que se mueven las unidades, ha sido mejorado para evitar problemas. Pese a ello, ahí están dos de los grandes problemas de esta Definitive Edition, nuestras tropas y aldeanos no siempre siguen la ruta óptima y muchas veces esto desencadena en movimientos torpes y, por otro lado, la IA aliada y enemiga sigue estando por detrás de lo que cabría esperar hoy en día.

En general, el espíritu del videojuego sigue intacto pero decenas de pequeños cambios lo hacen mucho más actual. Ahora bien, esto sería algo así como coger un vehículo con más de dos décadas a su espalda y mejorar y renovar sus neumáticos, ventanas, asientos, volante o añadir airbags y aire acondicionado, la experiencia de conducción mejoraría notablemente pero, en el fondo, seguiríamos pilotando un motor excesivamente antiguo. En Age of Empires: Definitive Edition, la decisión por renovar el clásico es palpable y funciona en el envoltorio pero, en su núcleo, sigue siendo un juego demasiado anticuado si lo comparamos con alternativas actuales e incluso otras entregas de la franquicia.

Cabe resaltar, además, un gran inconveniente para muchos hoy en día: Age of Empires: Definitive Edition llega exclusivamente a PC, nada de consolas o teléfonos móviles, y para más inri el título se vende de forma exclusiva en la Windows Store, compatible únicamente con máquinas con Windows 10 instalado. Desde Microsoft no han negado la posible llegada del videojuego a Steam pero, por el momento, han limitado excesivamente el espectro de potenciales interesados.